jueves, 19 de julio de 2012

Lavanda, tradición viva.


El aceite esencial de Lavanda es uno de mis favoritos dentro de la extensa variedad de  Aceite Esenciales de grado terapéutico.
Es un aceite floral, que su suave y relajante aroma conquista el olfato de todos.
Ha sido utilizado desde hace muchísimos años, tradicionalmente para tratar quemaduras, siendo así,  uno de los aceites esenciales más celebrados y versátiles de la historia.

En la antigua Grecia, Pedanius Dioscorides, un médico, farmacólogo y botánico alababa las cualidades medicinales de la lavanda.

Los Griegos también usaban la lavanda como perfume.

Los Romanos usaban la lavanda en sus baños para lavarse, por sus cualidades de curación y antisépticas, y para alejar a los insectos.

Los Egipcios usaban lavanda como un ingrediente en el incienso y el perfume.


La Reina Elizabeth I utilizaba lavanda como un té para tratar sus frecuentes migrañas.

Y años después,  un científico francés llamado Rene Gattefosse fue el primer científico moderno en documentar la habilidad de la lavanda para promover la regeneración del tejido de una explosión en el laboratorio que le ocasionó quemaduras severas en un brazo.


La lavanda la usamos como té, para tratar heridas, para inducir sueño, aliviar la depresión y reducir el estrés.

Siendo uno de los aceites esenciales más seguros y se puede utilizar sin diluir sobre la piel.

Los beneficios del aceite esencial de lavanda no tienen límite.  Conforme se continúa estudiando la lavanda, se identifican usos y eficacias adicionales.

Que beneficios a nivel físico/emocional nos brinda el uso del Aceite Esencial De Lavanda?
  • Balancea y normaliza las funciones corporales
  • Promueve la regeneración de tejidos
  • Acelera la curación de heridas
  • Limpia cortadas, moretones e irritaciones en la piel
  • Tranquiliza y relaja el cuerpo y la mente
  • Alivia los dolores corporales
Lo podemos utilizar, ya sea auxiliándonos con un difusor, o sahumerio,  inhalando directamente para aromaterapia, ó aplicar  tópicamente a irritaciones en la piel, cortadas o donde se desee.

También podemos agregar a *comida o leche de arroz como suplemento alimenticio.   (*exclusivamente Aceite de Lavanda de Grado Terapéutico)
Ideas para Su Uso
  • Inhale el Aceite Esencial de Lavanda para tranquilizar y relajar el cuerpo y la mente.
  • Prepare un te herbal mezclando dos gotas de Aceite Esencial de Lavanda con una cucharada de miel de abeja y agréguelo en agua caliente.
  • Agregue 4–5 gotas de Aceite Esencial de Lavanda a una base de gel para el baño y úsela en un baño tibio para relajarse.
  • Ponga 1–2 gotas de Aceite Esencial de Lavanda en su almohada como ayuda para una noche de sueño reparador.
  • Masajee algunas gotas de Aceite Esencial de Lavanda en los pies para promover la relajación.

Dato curioso:
Shakespeare cultivaba lavanda en su jardín y hablaba de ella en sus escritos, incluyendo una receta para un té de lavanda en The Winter’s Tale (La Historia Invernal).

Espero disfruten estos hermosos beneficios que la naturaleza trae para nosotros.
Con cariño, Vane

1 comentario:

  1. Me encanto tu sitio! Interesante el aceite de lavanda.

    ResponderEliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios.. gracias!